Del enebro de los hermanos Grimm y Alejandra Acosta en Planeta Eris

img_1465

Del enebro, de los hermanos Grimm, ilustrado con los collages de Alejandra Acosta, en Planeta Eris:

«A veces me veo a mí misma como una simple cazadora de joyas literarias, de esas que son algo más que un libro, algo más que un cuento. Entre esas publicaciones que tocas y sientes se encuentra esta maravillosa edición que Jekyll&Jill ha dejado en las librerías para nosotros en la que se recupera un cuento de los Hermanos Grimm con una traducción exquisita acompañada, al final del libro, de la obra original convirtiéndolo en una edición bilingüe que nos muestra a esos Hermanos Grimm alejados de los cuentos de hadas y nos los presenta sin adornos.

Los protagonistas de esta pequeña gran historia son pocos; una pareja que se ama pero que no logran tener hijos por lo que la esposa rezaba a todas horas para que se produjera el milagro, sin embargo ese deseado hijo no llegaba. Un buen día la mujer pronunció su deseo bajo el enebro de su jardín y este pasa a convertirse en el testigo de todo lo que allí ocurrió a partir de ese momento.

Del enebro es un cuento que no escatima en actos macabros y crueles contándolos como si todo ello formara parte de la normalidad de la época así como normal es la narración en la que finalmente trata de dejar ver una moraleja que le da ese toque especial de cuento.

Todo esto podría ser la parte importante del libro pero lo mejor de todo es que no solo la historia es fantástica sino que el envoltorio es también digno de alabanza. El papel empleado para envolver Del enebro es de una calidad exquisita y la encuadernación es fantástica con una sobrecubierta en relieve que lo convierte no solo en la joya de la que os hablé al principio sino en una obra de arte ilustrada por Alejandra Acosta que acompaña de manera fiel con cada ilustración los terribles pasajes que conforman la narración. El prólogo de Francisco Ferrer Lerín, las notas sobre la traducción… de 10. Podría contaros más cosas que descubriréis en su interior pero a mí me gustó encontrarme las sorpresas que guarda así que no sigo tirando del hilo.»

ENLACE al artículo