foto_monoperro

Monoperro

Madrid, 1973

Puede ser considerado autodidacta, dada su casi nula experiencia académica. A los 33 años sufre una gran crisis que transforma todos los aspectos importantes de su vida. Desde ese momento comienza un trabajo personal que le lleva a profundizar en diferentes campos como el chamanismo, la alquimia, el tarot, reiki, etcétera, siempre desde una posición heterodoxa. En estos últimos años ha desarrollado su actividad dentro del ámbito artístico, donde ha puesto en juego sus experiencias en estos campos, realizando trabajos, como Se Venden Poderes (en colaboración con Anak), que le han llevado a Londres, Buenos Aires, Tokio o Seúl entre otras ciudades. También ha expuesto sus obras en distintas galerías y centros de arte internacionales. Es en Corea del Sur donde, tras una larga temporada que comienza ​con su participación en la residencia artística Stone&Water (Anyang, Seúl), entabla amistad con la chamana coreana Ms. Jang Kyoung-ja, con la que establece una intensa colaboración que le ha permitido canalizar muchas de sus intuiciones místicas. En base a todas estas experiencias vitales ha desarrollado un ciclo de talleres especializados en el desbloqueo de la creatividad original, que realiza habitualmente y de los que han surgido varios grupos de trabajo permanentes. Gran Fin es su primer libro y, como el resto de su producción, lo engloba en lo que ha denominado animismo urbano.