Biblioteca bizarra de Eduardo Halfon en Zona de obras

Cristina Torres Ripoll recomienda Biblioteca bizarra, de Eduardo Halfon, en Zona de Obras.

Eduardo Halfon sorprende con Biblioteca bizarra, una recopilación de textos que no responden a un género narrativo concreto. En ellos, el escritor guatemalteco aglutina desde lo que podrían ser las memorias de un padre primerizo, hasta un anecdótico ensayo sobre las distintas tipologías de bibliotecas con las que ha ido encontrándose a lo largo de su vida.

Puede que Biblioteca bizarra diste desmesuradamente de lo que el lector espera de Eduardo Halfon, ya que es un libro que, aunque comparte la sensibilidad con la que fue escrito Duelo, uno no sabría bien cómo etiquetarlo. No responde a un género concreto, pero sí lo hace a la identidad de Halfon.

De este modo, Biblioteca bizarra se inicia con un paseo por las distintas bibliotecas que el escritor guatemalteco ha tenido la suerte de visitar. A ellas, las dota de un nuevo sentido y significado, elaborando un exhaustivo listado que recorre las distintas tipologías: extrañas, peculiares y por qué no, obviando el uso español que pueda darse al adjetivo del título de este libro, también bizarras.BB COVERS2aED.indd

Así, entre lo anecdótico y lo memorable desfilan personajes y situaciones tras las que surgen estos nuevos tipos de bibliotecas: las de lomos blancos, las que acompañan a los muertos, las que más tarde se quedan con los vivos, las que se vuelven itinerantes, las que van cambiando de dueño y las mojadas.

Llegados a este punto del libro, no insistan en seguir buscando un sentido bajo el que aglutinar estos textos. Aquí, lo ecléctico es lo único que dota de sentido a este grupo de textos inclasificables y quizás también inagrupables, pero igualmente maravillosos. Como en el que lleva por título Los desechables y en el que Halfon relata con sumo detalle una charla que tuvo que dar en Bogotá para personas que vivían en la calle.

En Halfon, boy hace alusión al nacimiento de su hijo, adquiriendo incluso un tono epistolar. SaintNazaire alude al pasado polaco de Halfon y su abuelo, del que el lector ya ha podido leer en su anterior novela Duelo. Sus raíces se convierten en un tema recurrente a lo largo de su narrativa. Notas a pie de página sirve de antesala a su novela Mañana nunca lo hablamos. Y, por último, nos encontramos con Mejor no andar hablando demasiado, un artículo en el que describe su labor como escritor.

Biblioteca bizarra es un libro para leer despacio, saboreando el estilo con el que Halfon nos ha malacostumbrado y esperando a la siguiente entrega; porque si algo sabemos de Halfon fehacientemente es que al igual que lector empedernido, también cumple a la perfección su labor de escritor implacable.

ENLACE al artículo